Postparto con Yogaydanzaporteando - Mayo 2011

logo_verdemente  volver 
verdemente-mayo-2011

 

Comprendiendo que es y por qué el yoga prenatal, entenderemos mejor la necesidad de continuar una recuperación posparto a través del movimiento y, la respiración ya con los bebés nacidos.

 

El yoga prenatal es un momento de pausa para la mujer. Es un momento de conexión única entre la madre y su bebé. Es una oportunidad para ser absolutamente consciente de la respiración dándose cuenta de cómo acuna, mece, estimula a su bebé. Con la práctica del yoga la mujer es más consciente de esos continuos cambios que se producen en su interior, cambios fisiológicos, anatómicos y emocionales. Las asanas (posturas) modificadas para cada periodo de la gestación es una ayuda inestimable para soltar tensión física en los músculos y articulaciones, pero también para liberar emociones y ayudar a la futura madre a sentirse libre de inhibiciones. La mujer mueve su cuerpo, trabaja su columna mientras porta a su bebé en desarrollo en su útero materno ¿Por qué no continuar con esa práctica en el posparto porteando a su bebé nacido?

 

Está en la biología de nuestros bebés la necesidad de ser portados. La especie humana cuenta con características biológicas particulares que, junto con otras que compartimos con otros mamíferos, nos hace llegar a la conclusión de que los bebés esperan ser portados. Un bebé intranquilo se calma en brazos. Si se considera que somos prematuros fisiológicos debido a la propia evolución del ser humano, donde la postura erguida al caminar nos convierte en bípedos, más al tamaño que nuestro cerebro va adquiriendo con el incremento de nuestra inteligencia, el parto de la especie humana se fue adelantando. Así pues, lo racional es mantener en lo posible las mismas condiciones del embarazo durante esos seis primeros meses de vida: postura redondeada (columna vertebral en forma de c), acceso rápido al alimento, cercanía con la madre, sonidos familiares como la voz, latido y respiración de su madre, movimiento constante, contención.

 

Desde un punto de vista fisiológico, todos los bebés necesitan muchos meses de gestación extrauterina, exterogestación o “fase en brazos” (en las palabras de Jean Liedloff) para alcanzar un nivel de desarrollo y autonomía comparable a otros mamíferos. Por lo tanto lo ideal para el bebé es estar lo más cerca posible de su hábitat natural, que es el cuerpo de su madre. A la vez, su madre, puérpera, necesita extremadamente continuar con ese hilo conductor de vida que es su piel con piel de su bebé. Para ello nada más seguro y reconfortante que el porteo.

 

Durante la gestación, el bebé se encuentra en movimiento constante: al estar sumergido en líquido, cualquier pequeño movimiento de la madre (incluso la respiración) hace que el líquido vibre, manteniendo al feto mecido durante todo su desarrollo. Concretamente, el desarrollo del cerebro requiere este vaivén: está demostrado que se realizan más conexiones neuronales cuando se está en movimiento. En el momento que la mujer se siente segura y es consciente de su cuerpo en movimiento, en quietud, consciente de su respiración, la mente se aquieta produciendo una gran cantidad de endorfinas. Todo aquello que la mujer sienta, produzca, tanto en el embarazo como en el posparto va íntimamente ligado al desarrollo del bebé.

 

Nuestra propuesta con yogaydanzaporteando es recuperar esta posibilidad de movimiento para el bebé y para su madre. Ofreciendo a la mujer puérpera en todo su concepto la oportunidad de reestablecer su cuerpo-mente porteando a su bebé que respira y se mueve con ella, en silencio o con música, como cuando estaba en su mundo de agua intrauterino donde el corazón de la madre marcaba su ritmo de vida. Cada postura, cada movimiento hilado, ligado a la respiración consciente, van fortaleciendo al cuerpo a la vez que ayuda a liberar tensiones tanto físicas como emocionales.

 

La llegada de un bebé cambia profundamente la vida de la mujer. La mujer puérpera es delicada, vulnerable ante el exterior debido a la velocidad y presiones sociales. Compartir con otras mujeres el posparto, esa energía de vida que continua con más vida, en un ambiente alegre donde los bebés van aprendiendo el movimiento ya en el exterior es una experiencia única de establecer el vínculo de la maternidad desde el principio. Es una oportunidad única de sentirse a sí misma mujer, recuperando su cuerpo, a la vez que conquistando a la mente en madre-mujer presente con su bebé.

 

Por todo ello yogaydanzaporteando se convierte en una herramienta de poder para todas aquellas mujeres sensibles, fuertes, frágiles, vulnerables, valientes, amorosas, que inician su camino o experimentan de nuevo la maternidad.

 

Yolanda Caballero Gardyn y Elena López - Revista digital VERDEMENTE

   

Acuna a tu bebe con Asanas. Recuperación postparto

Logotipo de la revista Yoga Journal  volver 
asanas2

 

Recuperación postparto con...

 

 

 

Se llama Yogaydanzaporteando, y nace poco a poco con el aprendizaje y fusión de diferentes conocimientos y disciplinas. Comprendiendo qué
es y por qué el yoga prenatal, entenderemos la necesidad de continuar una recuperación postparto a través del movimiento y la respiración